top of page

Los alimentos irradiados contribuyen a la formación de cáncer, leucemia y otrostumores cancerosos.

Actualizado: hace 7 días

Hoy voy a denunciar otra fuente de tóxicos a la que usted está expuesto: los alimentos

que han sido irradiados ya sea por radiación ionizante, rayos gamma de cobalto-60,

rayos X o haces de electrones. El verdadero propósito de la irradiación es prolongar la

vida útil de los productos, sin preocuparse por prolongar la vida útil del consumidor.



Esto representa un problema serio para la salud humana. Con esta información, podrá identificar los productos irradiados y prevenir los efectos tóxicos, además de ciertos tipos de cáncer, problemas respiratorios, mayor riesgo de leucemia y otros cánceres

hematológicos. Aunque los productos irradiados no contienen radiación, en algunos alimentos el proceso no causa cambios obvios en apariencia, textura o sabor, mientras que en otros sí. Los cambios no visibles están presentes a nivel químico. Sin embargo,

los estudios muestran que la irradiación altera el contenido de nutrientes en los alimentos, aunque todo lo demás parezca estar en buenas condiciones. La irradiación de alimentos se utiliza para reducir o eliminar microorganismos patógenos y plagas. Aunque esto suena como una causa noble, lo cierto es que la irradiación solo elimina los microorganismos patógenos mientras se está aplicando el proceso; después, los productos pueden volver a contaminarse al estar expuestos al mismo ambiente. El verdadero propósito es prolongar la vida útil de los productos, no la del consumidor. Además, existen posibles efectos negativos para la salud humana debido a la formación de compuestos químicos únicos, conocidos como radiolíticos, y otros subproductos tóxicos como el formaldehído, benceno y 2-alquilciclobutanonas. Los compuestos radiolíticos se forman cuando la radiación ionizante interactúa con los alimentos, rompiendo las moléculas y creando nuevos productos químicos. Aunque muchos de estos compuestos son similares a los que se encuentran en alimentos cocidos o procesados por otros métodos, los tóxicos que expongo son únicos de la irradiación. El formaldehído es un compuesto químico que puede formarse durante la irradiación de alimentos. Es conocido por ser tóxico y carcinogénico en altas concentraciones; la exposición prolongada puede causar problemas respiratorios, irritación de ojos y piel, y ha sido relacionada con ciertos tipos de cáncer. Presento evidencia científica: algunos estudios muestran que las cantidades de formaldehído acumuladas pueden causar efectos a largo plazo debido a la exposición continua. El benceno es otro compuesto potencialmente peligroso que puede formarse durante la irradiación de ciertos alimentos, especialmente aquellos ricos en grasas. Es un conocido carcinógeno, asociado con un mayor riesgo de leucemia y otros cánceres


hematológicos. Los estudios realizados demuestran que la exposición crónica al benceno puede causar estos daños, incluso en pequeñas cantidades. Las 2-alquilciclobutanonas (2-ACBs) son compuestos específicos de la irradiación que se forman en alimentos que contienen grasas. Estos compuestos no se encuentran en alimentos tratados por otros métodos y han sido objeto de preocupación debido a sus posibles efectos tóxicos y carcinogénicos. Presento evidencia científica: estudios en animales sugieren que las 2-alquilciclobutanonas pueden tener efectos mutagénicos y promotores de tumores. Sin embargo, la evidencia en humanos es limitada y se necesita más investigación para comprender plenamente los riesgos. La formación de compuestos radiolíticos y otros subproductos tóxicos plantea preocupaciones sobre posibles efectos negativos para la salud.




La FDA ha aprobado una variedad de alimentos para irradiación en los Estados Unidos, incluyendo carne de res y cerdo, crustáceos (como langosta, camarón y cangrejo), frutas y verduras frescas, lechuga y espinaca, aves de corral, semillas para germinación (como brotes de alfalfa), huevos con cáscara, mariscos (como ostras, almejas, mejillones y vieiras) y especias y condimentos. Los productos irradiados deben llevar el símbolo de la RADURA para advertir al consumidor de que han sido irradiados. Aunque conocemos los daños que causan compuestos como el benceno y las 2- alquilciclobutanonas a la salud, no se conocen por completo los efectos crónicos de la exposición prolongada a alimentos irradiados. Es crucial informar a mis seguidores sobre los riesgos de los alimentos irradiados para que puedan tomar decisiones informadas. Estudios científicos sobre los efectos de las 2-alquilciclobutanonas y otros compuestos radiolíticos en modelos animales proporcionan una visión general de los posibles efectos negativos de los alimentos irradiados. Países como Austria y Suiza han prohibido el uso de la irradiación en su suministro de alimentos, y otras naciones han restringido su uso a propósitos muy específicos en alimentos específicos debido a las preocupaciones sobre los posibles efectos negativos a largo plazo de consumir alimentos irradiados. Por ejemplo, se sabe que los rayos gamma de cobalto-60 destruyen algunas de las vitaminas A, C, E y B en los alimentos irradiados.

El Programa Nacional de Orgánicos del Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA), que supervisa el etiquetado de productos orgánicos, prohíbe el uso de irradiación para tratar productos orgánicos porque el proceso altera el estado natural de los alimentos. La irradiación puede eliminar bacterias que provocan salmonella.


Escherichia coli, e insectos, pero no previene la recontaminación de estos productos una vez expuestos al mismo ambiente. Así que no hay tanta nobleza en este proceso; solo entretienen al público con la ilusión de que están previniendo algo. El verdadero propósito de la irradiación es destruir organismos inactivos en los productos que causan que las frutas se deterioren al madurar, permitiendo que estos productos duren más tiempo en los anaqueles sin refrigeración.


Este blog ha sido creado sin fines de venta, sin interés económico alguno, con el objetivo de educar a mis seguidores. Me motiva ayudar y compartir esta información en las redes sociales, lo que me anima a seguir haciendo más denuncias. Soy un crítico de la industria alimentaria y de las drogas medicamentosas. No vendo ni promociono productos en mis denuncias. Mantendré a mis seguidores informados sobre las toxinas en los alimentos y los efectos secundarios de las medicinas, enseñándoles a usar los alimentos como medicina para prevenir problemas de salud. Sintonice mi podcast y vea mis reels en Instagram. Me especializo en el cuidado natural de la salud, enfocándome en la bioquímica individual. Salud.


Para suscribirse gratuitamente de click aqui

  


 

El Dr. Lemus es un crítico riguroso de la industria alimentaria, se enfoca en los aditivos tóxicos, la contaminación ambiental, el agua limpia y el uso innecesario de medicamentos, en favor de los métodos terapéuticos naturales. Tiene una amplia experiencia y formación en diversas disciplinas y modalidades de medicina natural, incluyendo la ciencia de los alimentos, la bioquímica nutricional, la homeopatía, la medicina china, la herbolaria, la bioenergética, la acupuntura, la iridología, la salud del colon y la bioquímica individual, con más de 45 años de experiencia clínica. Es el fundador y creador de Lemus Natural Medicine, una modalidad única e individualizada de medicina natural que utiliza datos científicos y de laboratorio.


Si deseas aprender más sobre vida saludable y prevención de enfermedades, contáctame en Lemus Medicina Natural donde la medicina natural es la medicina oficial.


Descargo de responsabilidad: Este artículo es solo para fines informativos y educativos. Algunas declaraciones pueden no haber sido evaluadas por la FDA. Este artículo no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. Por favor, consulte a su proveedor de atención médica calificado antes de agregar suplementos o realizar cualquier cambio en su programa dietético. Antes de tomar vitaminas, consulte a su proveedor de atención médica, ya que las condiciones médicas preexistentes o los medicamentos que esté tomando pueden afectar cómo responde su cuerpo a los multivitamínicos.


Tiene nuestro permiso para reimprimir este artículo si nos atribuye con un enlace en vivo a este artículo y a los enlaces de YouTube. https://www.lemushealth.com/blog


Copyright © 2024 Dr. J. Michael Lemus Todos los derechos reservados.



216 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page